Dienstag, 14. April 2015

Tengo un tesoro

Hola me llamo Lucía; vivo en el norte de España y curso 2 de Bachillerato (letras), no se si otras mujeres leerán este relato, pero seguro que aunque muchas se quejen de que los tíos las miran a ellas les encanta.

Hasta hace poco tiempo, cuando entraba en el autobús o en el metro con mi madre era ignorada por todo el mundo, es como si no existiera a los ojos de los demás, en cambio ahora, a mis 17 años mi cuerpo esta en plenitud sexual, los estrógenos y otras hormonas han obrado el milagro, ahora mis tetas y mi culo ya no son planos, mis caderas han dejado de ser rectas para adquirir forma de guitarra, que es como tiene que ser el cuerpo de una chica, tengo unos pechos relativamente grandes con pezones redondos color marrón y también de un tamaño superior al de mis amigas, sobre mis nalgas les diré que son blanquitas redondas y una magnífica percha para los pantalones vaqueros, mi pipiolo (vagina) esta poblada de un bello que va, desde, 11 centímetros por debajo del ombligo, hasta mi ano donde se torna mucho mas suave que el de delante.

Me gusta como a todas las chicas de mi edad vestir sexy, para no pasar desapercibida, cortas minifaldas, escotes provocadores etc. A veces cuando mi padre esta en el salón con algún compañero de trabajo entro, los saludo, doy varias vueltas por la habitación haciendo como que busco algo, me despido y rápidamente me giro de improviso para pillar al amigo de mi padre con su mirada clavada en mi trasero, mientras; mi padre sigue leyendo informes en voz alta, eso a los hombres los pone ruborizados y muy nerviosos.

Existen varios itinerarios para ir de mi casa al instituto, yo siempre elijo pasar por una calle donde hay un edificio en obras, el primer día solo había un albañil encofrando sobre el andamio, este se limito a expresar un protocolario piropo; ¡guapaa…! Su sorpresa vino cuando gire la cabeza y le brinde una sonrisa y un gracias, conforme me alejaba oía una batería de piropos de aquel sufrido trabajador. Al día siguiente había dos, creo que ya empezaban a conocer mis horarios, los dos me decían cositas lindas que tanto nos gusta a las que empezamos a ser mujeres. Al cabo de media semana o poco mas, o estaba toda la cuadrilla esperándome, o un silbido de algún compañero los hacía ir corriendo para asomarse a verme, mientras yo ralentizaba el paso para que pudiesen tener tiempo de rendir tributo a la diosa inalcanzable que era para ellos.

En la casa de veraneo de mi abuela, solemos coincidir los veranos varios primos, es un chalet antiguo con varias habitaciones, las calidades son pésimas ya que las puertas están realizadas en un panel muy fino con lo que el pomo de la puerta esta descolgado de su sitio dejando una rendija en la parte superior, yo se que dos de primos se encaraman a mirar cada vez que me ducho, por eso procuro no colgar la toalla en el pomo, para permitirles mirar todo lo que les apetezca, lo cual no es nuevo, ya que lo vienen haciendo desde que era pequeña, solo ahora sé hasta donde puede llegar la lascivia varonil, me quito la ropa muy despacio, cuando estoy en bragas y sostén me miro un rato en el espejo, para soltar la goma y dejar mis tetas al aire, después me bajo las bragas y las coloco encima del grifo del bidet (se que en cuanto deje el cuarto de baño libre alguno entrara a masturbarse con mis braguitas, pues nunca aparecen en la misma posición exacta que las dejo) una vez desnuda abro el grifo y hago como que compruebo la temperatura poniéndome con el culo en pompa hacía la puerta para que se excite el afortunado que ha llegado primero a la rendija.

A veces, cuando entro en la barbería de mi barrio para preguntar si le queda mucho a mi padre, me deleito con la mirada que echan los hombres que están esperando, y me pregunto a mi misma ¿Cuántos de esos hombres de cuarenta, cincuenta o mas años, estarían dispuestos a entregar el sueldo del mes por solo clavarse de rodillas y besarme el culo? ¿Qué darían por que les calentara la cama, en vez de esas feas mujeres menopausicas y gordas que tienen? Una masturbada, un 69, o cualquier guarrería les haría ronronear de gusto, y recobrar un poco de los años y los placeres perdidos.

Ya he estado en playas nudistas, pero como he ido con mi hermano no me he quitado nada, pese a ser una exhibicionista a mi manera, pero me he fijado en esos hombres solitarios, que pasean por estas playas dando la nota vestidos completamente, pienso para este verano ir solo y ponerlo a mil, para que se jodan por mirones, les voy a dar un espectáculo que van a desear quedarse a vivir en la playa.

La razón por la que hago esto es porque se que cuantos mas tíos me miran, mas posibilidades tengo de conseguir un novio guapo y con dinero, me hubiese gustado relatar mas sexo, pero quiero escribir solo cosas de verdad y no imaginarias, que este texto sirva de estudio sociológico para conocer la psicología femenina o al menos la mía propia, ruego valoración y comentarios para seguir escribiendo conforme mis experiencias vallan creciendo, prometo contaros todas mi experiencias sexuales dentro del anonimato y confidencialidad que nos dan estas páginas. Muchas gracias a todos los que me habéis leido.

porno mexicano
Videos zoofilia
cholotube
Sexo en vivo
Chat porno xxx
Webcams porno xxx

Dienstag, 30. Dezember 2014

Sexo con La Señora del Reiki

Mi nombre es Héctor, cuando me ocurrió esto tenia 19 años. Y había tenido relaciones sexuales antes, pero muy limitadas, así que lo que me estaba por pasar fue lo mejor sexualmente que me iba a pasar, y hoy a mis 30 años todavía no lo supero.

Por esos días, estudiaba y hacia mucho deporte, físicamente normal, flaco, de 1,75 de altura, pelo corto, no un modelo, ni un monstruo, todo ok, no tenía problemas para conseguir chicas ni nada.

Para relajarme, de repente iba a reiki, saben que es?? Es una sesión de relajo, que alguien te saca las malas vibras y te da energía positiva en resumen. Siempre voy y lo sigo haciendo porque de cuando en cuando me sirve para renovarme.

Por esos entonces, por un contacto de un amigo llegue donde Pamela, una señora de unos 40 a 45 años, experta en reiki, ya había asistido muchas veces a sesiones con ella, y a pesar de que no era una modelo, a veces me provocaba fantasear con ella.

Es muy simple, para los que saben, en el reiki uno se coloca en una camilla, se pone música relajada y la encargada pasa sus manos por el cuerpo, primero por la espalda y luego por delante. Ya al estar en camilla con una mujer tocándote es suficiente para que un joven fantasee, por lo tanto más de una vez me masturbe pensando en ella.

Por su parte ella, no estaba del todo mal, no voy a mentir como otros que describen a mujeres maduras como modelos profesionales, como mi historia es real, ella no era perfecta, pero para un joven de 19 años, soñar en tener sexo con una mujer madura estimula demasiado sin importar como es ella, basta soñar en algo prohibido para que a uno se le pare.

En fin, ella era de tez blanca, pelo negro largo, contextura normal, o muy baja, pero a veces se ponía faldas hipíes y unas poleras medias escotadas que permitían ver sus senos bastante bien.

La historia era siempre la misma, iba al reiki, ella me tenia por 45 minutos relajándome en su camilla, lo que siempre me gustaba, que llegaba un momento después de pasar por mi espalda, en que me ponía las manos en mi trasero, el que según me han dicho, esta bastante bueno para el común de los hombres. Era excitante, pero nunca paso a más, hasta que un día comente con mi amigo si a el le pasaba lo mismo, la sorpresa fue que dijera que ella nunca se apoyaba en su trasero, lo que me provoco más fantasías ya que ella nunca dejaba de poner sus manos sobre mi trasero.

Llego la siguiente sesión, y para ser sincero, no planee nada, a pesa de fantasear mucho un joven de 19 años solo deja pasar, es difícil que tome la iniciativa.

Todo normal, la música relajada, solo la luz de las velas, y yo de guata en la camilla. Ella partió por mi cabeza, puso sus manos en ella, luego mi espalda y por último llego a mi trasero y puso una mano en cada glúteo, sin apretar ni nada, solo las posaba, pero eso bastaba para que yo imaginara muchas cosas. Lo que inevitablemente me provoco una tremenda erección, lo que no importaba porque estaba de guata, ella siguió por mis piernas y pies, hasta que me dijo que me diera vuelta, gran problema porque estaba con la media erección y con pantalón de buzo, lo que hacia que se notara más.

Partió por mis piernas hacia arriba, hasta que llego a la altura de mi pene, inevitablemente noto mi erección, a mi edad, no pensaba que pasaría algo extra, solo me dio vergüenza y le pedí disculpas, le dije que me perdonara y que si quería mejor me iba. A lo que ella respondió que no, y como me vio muy avergonzado, me dijo que era algo natural, y trato de conversarme para que me relajara. Y no hallo nada mejor que preguntarme porque tenía esa erección. A lo que respondí que se debía a la situación, a estar en una camilla acostado y que una mujer guapa y madura me tocara, que eso me daba para fantasear. Ella se rió y me pregunto si realmente la encontraba guapa. A lo que le dije que si, que con las faldas que usaba se le veían buenas piernas y que se mantenía muy bien. Lo que agradeció y como que la puso contenta, después pregunto que si realmente fantaseaba con ella, yo le dije que si, que la situación me hacía fantasear mucho con ella, por ser guapa, y por ser una mujer madura hacía una de mis mejores fantasías. Y aquí vino la gran sorpresa de mi vida, mientras terminaba la frase ella apoyó su mano en mi pene, solo apoyo, y nos miramos, fue aquí, cuando todo pudo terminar si alguno decía algo o mostraba arrepentimiento, pero ninguno dijo nada, al mismo tiempo nos dejamos de mirar aprobando la situación, yo cerré los ojos esperando a ver que pasaba, ella dirigió su mirada mi pene y lo empezó a apretar, con una mano y luego con las dos, lo acarició por encima del pantalón un buen rato, erectándolo más aun. Hasta que metió una de sus manos por mi pantalón y mi calzoncillo, tocándolo un rato por debajo de la ropa, hasta que con sus dos manos me bajo pantalón y calzoncillo y lo dejo todo afuera, totalmente erecto, como dije soy bastante normal, así que solo tenia unos 15 centímetros para ofrecer, pero muy erectos y muy ancho a la vez. Ella se mostró extasiada, lo comenzó a tocar con muchas ganas, de arriba a bajo, con algo de desesperación. Ella una mujer separada me dijo, hace años que no tenía un pene en mis manos, menos uno tan joven. Al terminar la frase se inclinó y se lo metió en la boca, lo que me sorprendió, es que se lo metió todo, fue increíble, mis novias anteriores me hicieron sexo oral, pero ninguna se lo metió todo a la boca, todas se metían la punta y al rato tenían arqueadas, pero pamela no, se notaba que sabía, se lo metió todo en la boca, hasta la base, una y otra vez, de arriba abajo, mientras con una mano me tocaba mi pecho y con la otra mis bolas, fue fascinante, largo minutos ella saboreaba mi falo.

Yo excitado a mil, quise aprovechar la situación, y con mi mano derecha comencé a tocar sus pechos, sobre su polera escotada, pero solo estuve unos segundos allí y pase a su trasero, primero sobre la falda, hasta que de apoco, la comencé a subir, todo con una mano, hasta que tuve acceso a su piel, metí mi mano, toque su trasero, algo relleno, pero igual de bueno, al principio sobre sus calzones, luego me dirigí a su vagina, con la ayuda de un dedo corrí su calzón y tuve e primer contacto, a lo que ella respondió con un mmmmmm muy sorpresivo. Con astucia le comencé a meter un dedo, a pesar de que mi posición era algo incomoda lo logre a lo que ella respondía con sus "mmmm" mientras me hacía sexo oral, cada vez más rápido y con mas desesperación, moviendo sus piernas, atrapando mi mano, como no queriéndola dejar salir.

Como 10 minutos estuvimos así, hasta que ella se saco mi pene de la boca y se levantó, se bajo la falda y el calzón, bajos los míos y se subió a la camilla, lista para ser penetrada. Yo, novato, con miedos de embarazo y todo eso, dije que no tenía condón, a lo que ella se rió y me pregunto si creía que ella tenia sida, yo lo negué, en realidad mi miedo era el embarazo, y ella me tranquilizo diciendo que a su edad no había problemas. Yo nunca lo había echo sin condón, asi que era una experiencia totalmente nueva. Ella e puso sobre mi, tomo mi falo y se fue sentando sobre el, lentamente comencé a sentir como la penetraba y por primera vez lo sentía sin condón. Fue increíble, al tenerlo todo a dentro empezó literalmente a saltar sobre el, desesperada se saco su parte de arriba sin dejar de mover, gimiendo con escándalo, yo por mi parte lo quería todo y no sabía que hacer, caliente a mil le tocaba el trasero y sus pechos, atine a levantarme un poco y saborear sus pechos de más de 40años, algo caídos, pero bastante voluptuosos, y debo agregar que al estar algo caídos saltaban mucho con sus movimientos, lo que más me excitaba. Ella vuelta loca solo se movía de arriba abajo, disfrutando de un pene dentro de ella después de muchos años, como estuvimos mucho rato tocándonos y dándome sexo oral, no podíamos durar mucho, en menos de 10 minutos ella comenzó a decir que tendría un orgasmo, lo que agradecí, porque yo ya no aguantaba más, saboree su transpiración entre sus pechos y ella pegó un grito que acuso su orgasmo, al segundo me eche hacia atrás, ella teniendo su orgasmo hizo un movimiento en que apretó con sus labios vaginales mi pene de tal forma que me hizo acabar, un chorro que la hizo gritar de nuevo acompañando con unos movimientos que me sacaron todo. Era mi primera vez que acababa dentro de una mujer, así que fue una experiencia de otro planeta.

Ella se fue hacia delante , nos besamos un rato y se apoyo en mi pecho. Al rato, yo tocándola, seguí con mi pene erecto, Así que comencé a hacer movimientos suaves, ella me miro sorprendida, pensando que todo había acabado, pero no rechazo seguir teniendo sexo, a duras penas nos dimos vuelta en la camilla, quedando yo arriba, empecé a penetrarla suavemente y cambiando de ritmo, ella al rato comenzó a gemir otra vez, y a pedirme más y más. Al rato saque mi pene, ella se sorprendió, baje y le comencé a hacer sexo oral, tenía la vagina muy jugosa, una sopa en realidad, y a ratos botaba parte de mi semen, lo que me excitó más, estuve un buen rato hasta llevarla al orgasmo con mi lengua, llegando un momento que con sus piernas me tomo la cabeza y me llevaba hasta su vagina, sin permitirme arrancar. Al acabar ella, la tome y la baje de la camilla, la puse en de espaldas a mi y ella sola se apoyo en la camilla, busque su vagina y la volví a penetrar. Esta vez eran movimientos mutuos, yo la penetraba y ella se movía para que la penetrara hasta el fondo.

Para los que saben, al hombre la después de la primera vez, las siguientes puede durar mucho, así que le di mucho rato, al contrario, para las mujeres, cada vez tienen orgasmos más seguidos. De esta forma, al poco rato en esa posición ella llego al tercer orgasmo, pero yo todavía estaba a mitad de camino y seguí dándole. Ella entre gritos me dijo que la penetrara por el ano, lo que acompaño abriéndose con una mano, yo obediente, saque mi pene de su vagina y lo coloque en su ano, suavemente fue entrando la punta, cuando entro toda, ella se echo hacia atrás y se penetro entra y a la vez gimió con fuerza. Esta vez seguí dándole, y ella se movía acompañando todo con gritos, lo que me desconcertó porque no sabia si le gustaba o le dolía, pero como ella también se movía asumí que le gustaba.

Le tome con una mano uno de sus pechos y con la otra la garre del pelo, lo que la volvió loca, grito como nunca y se movía con desesperación, lo que al poco rato la llevo al cuarto orgasmo, sin decirme nada se corrió y se lo saco del ano. Se agacho, lo limpió un poco con la mano y se lo metió a la boca, cosa que me mato de excitación, porque en lo normal las mujeres son asquientas a la hora de meterse un pene que estuvo en el ano, pero ella no, lo quería y lo querría todo. Al rato me dijo que me subiera a la camilla, Ella me siguió, pero su subió al revez, me puso su vagina en la boca, sin dejarme opción, me la hundía en la boca como queriendo que yo entero me metiera dentro de ella, estaba desesperada, mientras me mamaba mi pene con locura. Yo con mis manos tomaba sus nalgas, tratando de levantarlas de vez en cuando para tomar aire, lo que era casi imposible porque ella volvía a presionar para poner su vagina en mi cara, se movía como una loca, pasaba toda su vagina por mi cara, casi como violándome con ella. Yo sin poder más solté mi segundo gran chorro, el que ella recibió en su boca, sin botar una sola gota, y mientras tragaba más me hundía su vagina en mi cara, a los segundos sentí sus tiritones, y sus gemidos, acusando su último orgasmo, junto con saborear y oler sus jugos vaginales.

Descansamos un rato en la camilla, nos vestimos sin decir mucho, nos despedimos con risa, de un abrazo, me agradeció el rato de placer y yo hice lo mismo con ella, me fui feliz, con la mejor experiencia sexual que he tenido en mi vida, sexo con una mujer madura.

Por allí volví otras veces, pero eso quedará para otra historia.

http://www.redcultura.com/comunidad/blogs/xvideos/
http://sidengo.com/xvideos
http://www.ibosocial.com/trampoo/pressrelease.aspx
http://blog.easybranches.com/xvideos/

LA VECINA POR LA WEBCAM

Elena era una mujer casada que hacía poco había sobrepasado la barrera de los cuarenta años, feliz en su matrimonio pero a la que Internet había descubierto un nuevo mundo, un universo misterioso y desconocido pero a la vez fascinante. Había trabado amistad con un chico de veinte años y poco a poco las conversaciones fueron subiendo de tono hasta que hacía un mes ya eran completamente eróticas o pornográficas como lo prefiráis.

Los dos instalaron webcams en sus respectivos equipos y micrófonos para poder escucharse y hablar al mismo tiempo, la tarde del sábado iban a estar solos los dos en sus respectivos domicilios, Jorge la había dicho que el era de Madrid, pero la mujer había mentido y le había dicho que ella era de Barcelona cuando en realidad vivía en Madrid también, pero ella guardaba muy celosamente su intimidad.

Esa tarde Elena se había duchado y perfumado como si fuera a salir y se había puesto cómoda con un albornoz y debajo un body negro de encaje. El también se duchó y se puso un bóxer negro bien prieto. Llegó la hora convenida y pusieron la webcam, la cara no se la iban a mostrar por miedo a no gustarse, el juego comenzó y la temperatura iba subiendo y las ropas disminuyendo hasta quedar completamente desnudos los dos.

Empezaron a jugar con sus cuerpos masturbándose hasta que terminaron, ya serían las ocho de la tarde quedaba poco para que Jorge se fuera con sus amigos de juerga porque sus padres estaban en el pueblo y así podía volver más tarde. Elena iba a prepararse algo para cenar porque el fin de semana estaba sola porque su marido estaba de viaje. La mujer cuando fue a cocinar notó que necesitaba un poco de sal y en albornoz salió a pedírselo a la vecina, hacía poco que se había trasladado a vivir a aquel piso con su marido y ya había establecido una cierta amistad con vecina.

Llamó al timbre de la puerta de al lado y salió un chico de unos veinte años vestido con una camiseta y unos pantalones cortos, ella pensó que se parecía a Jorge pero pensó que no podía ser porque le hubiera reconocido por la webcam pero a Jorge casi le da el infarto cuando la vió porque reconoció enseguida el albornoz pero por si acaso la llamó por el nombre.

Ella lo oyó y comprendió quien era y acercándose se fundió en un apasionado beso y le atrajo hacia su piso y cerró la puerta, esa noche sería suya e iban a follar hasta el amanecer. Le fue conduciendo hasta el salón y le sentó en el sofá arrodillándose ella en el suelo delante de él, le bajó los pantaloncitos cortos y el bóxer mientras él se quitaba la camiseta y la quitaba el albornoz.

La mujer se levantó y en un sensual movimiento de caderas se fue deshaciendo del body negro hasta quedar completamente desnuda, a pesar de su edad era una mujer sumamente apetecible, morena de pelo teñido de caoba y largo a media espalda o un poco menos, ojos marrones, boca pequeña, pechos pequeños pero firmes con los pezones color café oscuro, el coño de vello negro en un abundante mechón y un culo que era una delicia, duro, levantado y redondito, con los jeans se le marcaban bien las nalgas introduciéndose parte de la tela en medio, lo sabía porque la había visto en las escaleras varias veces pero nunca hubiera podido imaginar que era su compañera de juegos virtuales.

Ella se volvió a arrodillar y cogiendo la polla completamente tiesa con la mano le dio unos cuantos meneos arriba y abajo masturbándola para luego poner la boca en la punta y darle suaves mordiscos en el puntita del glande para luego ir deslizándola dentro de su boca mientras a veces la apretaba como queriéndola exprimir.

Con la otra mano le cogía los huevos y se los palpaba acariciándoselos y repasando el vello mientras la verga todavía iba creciendo más en la boca de la mujer. Él se fue tumbando en el sofá como indicándole que se pusiera sobre él en un 69. Ella se fue deslizando sobre el chico hasta quedarse con el coño en la boca de Jorge y la polla en su boca, la polla la fue lamiendo y mamando con suavidad primero y luego con muchísima pasión.

Se incorporó poniéndose como una amazona

encima del chico y metiendose la polla en el coño de un golpe comenzó a cabalgarle en cuclillas sobre él mientras le acariciaba el pecho y jadeaba como una posesa por la excitación que estaba sintiendo, en esa postura fue girándose sobre él haciendo que la polla girara dentro de ella y dándole la espalda, él en esa postura la acariciaba los pechos para luego bajar las manos hasta sus nalgas y jugar con ellas entonces la acariciaba en el anillo del ano muy suavemente, haciendo que la mujer todavía se excitara más y tuviera su primer orgasmo.

Se levantó y se puso boca arriba, el chico le cogió las piernas y las apoyó en sus hombros y la penetró muy fácilmente entrando todo el pene dentro de la mujer hasta que los huevos chocaron con sus nalgas, se la follaba con velocidad con autentica pasión hasta que notó que se iba a correr entonces se la sacó y se sentó encima de ella sobre su abdomen y colocó la polla entre las tetas que ella cerró para masturbarle con las mismas mientras le chupaba la punta en cada acometida hasta que en una de ellas Jorge eyaculó soltando varios chorros que cayeron sobre la cara, el cuello y los pechos de la mujer.

Se quedaron tumbados abrazados en el sofa, el chico entonces empezó a besarla en la espalda y fue bajando por su cuerpo hasta llegar a las nalgas, la acariciaba con apasionamiento mientras se las abría y cerraba, con las yemas de los dedos fueron bajando hasta el ano.

Por favor soy virgen por ahí—- le dijo ella.

¿Tienes un poco de crema de manos?—- respondió él dándola un suave y profundo muerdo.

Ella se levantó y fue a por la crema trayéndola donde el chico que ya tenía la polla muy dura. Jorge colocó un cojín y la hizo tumbarse boca abajo sobre el mismo y que abriera ligeramente las piernas. Entonces él con dos dedos untados en crema se le fue embadurnando el agujerito hasta que venció la resistencia del mismo y los fue introduciendo hasta que no encontraba resistencia, mientras la iba lamiendo el conejito cosa que hacía que Elena gimiera de placer, ahora probó con tres dedos, los giraba y los abría dentro de ella, cuando notó que la mujer estaba lubricada se untó el pene de la misma sustancia y colocándola en la entrada del culo comenzó a empujar suavemente, muy suavemente, la polla fue entrando poco a poco, primero la puntita que iba saliendo y entrando lentamente, luego entraba el tronco hasta la mitad para con un empujón de la pelvis meterla toda y quedarse así durante unos segundos, ella se apretaba los dientes por el dolor, Jorge comenzó entonces a follarle el culo lentamente mientras le acariciaba los pezones que se iban poniendo duros, el dolor de ella se fue convirtiendo en placer, cada vez más placer, la mujer jadeaba y gemía más intensamente, él la follaba cada vez más salvajemente ya estaban ella a cuatro patas y él cogiéndola del pelo detrás metiéndosela y sacándosela para luego follarla cada vez más rápidamente y con una mano masturbarla, la mujer que estaba a mil empezó a encadenar orgasmo tras orgasmo, siempre había tenido facilidad para llegar al orgasmo pero nunca había sentido tanto placer hasta que el chico no le dio tiempo a salir de dentro o no quiso salir y se corrió dentro de la mujer.

Se quedaron un rato pegados y luego fueron a la ducha a lavarse, ella chorreaba por los muslos un autentico riachuelo de semen, se ducharon, cenaron y se pasaron follando todo el resto de la noche, del día siguiente hasta después de comer que se despidieron, se habían convertido en amantes, ahora cada vez que tenían una oportunidad se veían, follaban o tenían cualquier tipo de contacto sexual.

Este relato es imaginario, pero si queréis podéis escribirme.

Xvideos
vPorn
iXXX
porn MD
TubeCup
nuvid
nudevista
keezmovies
tnaflix
Porno en bingoporno .com

User Status

Du bist nicht angemeldet.

Aktuelle Beiträge

Que pelotazo ver a tu...
Alucino con las vecinas maduras con sus webcam xxxvideos videos.. .
regkwebmaster - 7. Jan, 12:25
Muy buen tesoro
Ojala todos tuviesemos la posibilidad de tenerlo petardas.com porno ...
regkwebmaster - 7. Jan, 12:22
Tengo un tesoro
Hola me llamo Lucía; vivo en el norte de España...
trampoo - 14. Apr, 18:32
LA VECINA POR LA WEBCAM
Elena era una mujer casada que hacía poco había...
trampoo - 14. Apr, 18:28
Sexo con La Señora...
Mi nombre es Héctor, cuando me ocurrió...
trampoo - 30. Dez, 20:16

Links

Suche

 

Status

Online seit 1059 Tagen
Zuletzt aktualisiert: 7. Jan, 12:25

Credits

vi knallgrau GmbH

powered by Antville powered by Helma


xml version of this page
xml version of this page (with comments)

twoday.net AGB


Profil
Abmelden
Weblog abonnieren